Published On: Vie, May 5th, 2017

Agresiones con arma de fuego a soldados del Ejército en Puebla

Ciudad de México. Con motivo de las agresiones con armas de fuego a los militares en el poblado de Palmarito, municipio de Quecholac, Pue., en donde resultaron 4 soldados muertos y 13 heridos, se destaca que:

El primer artero ataque de los delincuentes se dio en horas de oscuridad, colocando como escudo humano a mujeres y niños con la firme intención de provocar una reacción por parte de los soldados, a fin de que repelieran la agresión y resultaran lesionadas personas inocentes, para culpabilizar al Ejército Mexicano y justificar sus actividades ilícitas.

El Comandante Militar, ordenó a su personal no agredir ni responder con fuego la provocación, por lo que organizó a su fuerza, evacuando a los fallecidos y heridos, replegándose para evitar confrontaciones que generaran daños a terceras personas.

En una segunda agresión a la Fuerza Militar que acudía en apoyo y refuerzo para brindar ayuda a los heridos, los agresores a bordo de 5 camionetas, 3 de ellas con blindaje de fábrica, dispararon nuevamente a los soldados y privaron de la vida a dos e hirieron a otros más, lo que nos da la idea del volumen de fuego, así como, la acción cobarde y sorpresiva que causó un gran daño, en virtud de que los delincuentes no se limitan en el empleo de la violencia para privar de la vida y lograr sus intereses ilícitos.

A pesar de eso, la autoridad militar logró detener a 12 individuos, a los que se les preservaron sus derechos fundamentales, entre ellos 3 menores de edad.

Los agresores pertenecen a un grupo criminal que se dedica al robo de combustible de los ductos de Pemex.

El 4 de mayo los pobladores a través de bloqueos en la autopista Puebla-Orizaba, obstaculizaron las vías de comunicación mediante la quema de vehículos y llantas para presionar a las autoridades, a fin de ceder a sus peticiones del retiro del Ejército y la liberación de los delincuentes, aspectos que no son factibles de realizarse, debido a que la ley no es discutible ni negociable cuando se ejecutan actos que pueden constituir delitos de tipo federal y ambiental.

Es de destacar también que en otras 14 ocasiones, el personal militar ha sido provocado por grupos delictivos, con el fin de generar actos violentos que hagan ver como víctimas a los delincuentes, en los que se han destacado los siguientes:

El 16 de noviembre del año 2015 en el poblado Palmar de Bravo, Pue., personal militar fue agredido con armas de fuego por 4 individuos desconocidos resultando herido 1 individuo de tropa.

El 28 de enero del presente año en la comunidad “Palmarito”,  Pue., personal castrense fue agredido con armas de fuego por sujetos desconocidos que se transportaban a bordo de 5 camionetas, repeliendo la agresión, no se registraron muertos o heridos.

Asimismo, el 29 de enero en San Jerónimo Ocotitlán, Pue., personal militar fue agredido con armas de fuego por 14 individuos a bordo de dos vehículos, no hubo personas lesionadas, ni detenidas.

El 11 de febrero del año 2017 en el poblado de Guadalupe Enríquez, Pue., los soldados fueron agredidos con armas de fuego por personas desconocidas, no se registraron lesionados; siendo posteriormente atacados por un grupo de aproximadamente 500 pobladores (entre estos mujeres y niños), quienes portaban palos, piedras y machetes.

El empleo de las reglas de uso legítimo de la fuerza, prevé el empleo de la fuerza letal para repeler agresiones armadas que ponen en peligro la vida.

La población civil no debe de ser usada en el apoyo de actividades delictivas, ni permitir que personas civiles armadas se involucren en sus movimientos sociales; peor aún que se presten a ser utilizadas como escudos humanos, tratando de inducir a los soldados a que respondan las agresiones y causen victimas “supuestamente inocentes”, no se puede ser inocente si se apoya una causa delictiva.

veracruznews.us