Published On: Vie, Feb 3rd, 2017

¿Quien era Don Lorenzo Servitje Sendra?

LORENZO SERVITJE SENDRA

(1918 – 2017)

Ciudad de México. Lorenzo Servitje nació en la Ciudad de México el 20 de noviembre de 1918. Sus abuelos fueron campesinos, sus padres inmigrantes catalanes que vinieron a este continente en busca de mejores horizontes. Su padre al reunir los recursos necesarios, fundó la conocida pastelería “El Molino” que tenía su expendio principal en la calle de 16 de septiembre, en el centro de la capital.

Lorenzo, deseoso de ayudar a la familia, decidió estudiar una carrera útil para el comercio y eligió la de contador público en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). No había llegado a concluirla cuando su padre falleció de manera repentina y tuvo que hacerse cargo de la pastelería. El negocio le era conocido, ya que desde los dieciséis años trabajaba ahí en sus ratos libres, sin embargo, a partir de entonces se convirtió en su principal responsabilidad. Posteriormente, en 1945, junto con 4 socios más, fundaron Panificación Bimbo, S.A., y con eso dieron inicio a la historia de Grupo Bimbo.

Don Lorenzo, -como era llamado con cariño por sus colaboradores, amigos y colegas empresarios- era un hombre prudente y enérgico. Su éxito profesional se debió, en gran medida, a su genuino interés por los demás y a una inquebrantable fortaleza que lo acompañó hasta sus últimos momentos. Era una persona muy exigente consigo misma, lo que le otorgaba calidad moral para exigirle a los demás.

Podemos mencionar muchas cualidades acerca de él, tal vez destaquen: su austeridad y sencillez, su talento y sensibilidad, su energía y espíritu trabajador, su generosidad, así como su congruencia entre el decir y el hacer, su prudencia al hablar y su puntualidad.

Su ideología estuvo iluminada por el pensamiento de grandes filósofos, entre ellos Federico Ozanam y Henri Bergson.

Un aspecto que lo caracterizaba era su entusiasmo para plasmar en papel sus ideas, reflexiones y aprendizajes, de esta manera, escribió cantidad de artículos que se publicaron en periódicos y revistas, así como varios libros, entre los que destacan: “Reflexiones y comentarios de un dirigente de empresa” y “El empresario y la sociedad contemporánea”. Era un gran apasionado de la lectura y la escritura, y tenía como único vicio el de comprar libros.

Como parte de sus enseñanzas, Don Lorenzo transmitía en su vida cotidiana aquello en lo que creía y que nos inculcó: la empresa debe ser altamente productiva y plenamente humana. Esto en sí mismo significa un reto, ya que encarna la condición de conciliar los opuestos, lo que requiere no solamente de la fría razón; sino también de imaginación, intuición, y un profundo sentido humano de discernimiento, servicio y aún, de afecto. En la filosofía de Grupo Bimbo, se hace hincapié en trabajar por cimentar los valores humanos, inculcar el respeto por la persona y su dignidad, lo mismo que la confianza y el amor al trabajo.

Por otro lado, era un gran amante de México, siempre lo vislumbró como un país de grandes oportunidades y de personas capaces de lograr las más arduas empresas. Estaba convencido de que el futuro sirve para construir el presente.

Don Lorenzo se casó con la señora Carmen Montull y tuvieron ocho hijos y 24 nietos. Hasta el día de hoy son 48 bisnietos.

Respecto a su trayectoria personal y empresarial, destaca lo siguiente:

Fue gerente de la Pastelería El Molino de 1937 a 1945. Posteriormente, fue socio fundador de Panificación Bimbo, S. A., y su primer Gerente (1945-1963). Asimismo, fungió como Director y Presidente de Grupo Bimbo, S. A. de C. V., en el periodo de 1963 a 1994.

Como parte de su formación académica, participó en el curso de alta Dirección de Empresas en el IPADE (1969-1970) y fue maestro en esta institución (1971-1993). Además, hizo algunos estudios de letras en la UNAM.

A lo largo de su carrera empresarial, asumió diversas responsabilidades vinculadas con el gremio: fue Segundo Vicepresidente de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México (1965); Vicepresidente del Consejo Coordinador Empresarial (1982-1985) -asistiendo a las reuniones de firma de los Pactos de Estabilidad Económica-; Presidente del Consejo Nacional de la Publicidad (1986-1987) y Presidente de la Comisión de Estudios Sociales del Consejo Coordinador Empresarial (1986-1992).

En 1972 la Asociación de Ejecutivos de Ventas y Mercadotecnia de México, lo nombró Ejecutivo del Año; unos años más tarde, en 1978, se hizo acreedor a la “Medalla de Honor al Mérito Empresarial” que otorga la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México. También fue merecedor del Premio Nacional USEM (Unión Social de Empresarios de México) en 1993, el cual reconoce a hombres que han desarrollado empresas de éxito y han sido reconocidos por los medios empresariales y por la comunidad.

En otro ámbito, fue miembro de la Comisión de Salarios Mínimos (1964-1965), socio de la Central de Servicios Populares, A.C. (1964), Presidente Nacional de la Unión Social de Empresarios de México (1965- 1966). Concibió, fundó y fue Presidente de la Fundación Mexicana para el Desarrollo Rural (1969-1973), así como socio fundador del Instituto Mexicano de Estudios Políticos (1969). Como Consejero, participó en diversos bancos e instituciones: Banco Nacional de México (1974-1982), Grupo Industrial Trébol, Banco del Atlántico, International Finance Corporation (con sede en Washington); además, fue fundador y Consejero del Centro Cívico de Solidaridad.

A lo largo de su fructífera vida, apoyó numerosas obras de beneficio social y asistencial. De manera discreta pero muy generosa, contribuyó económicamente a la construcción de escuelas, universidades, asilos y hospitales, entre otros.

Fue merecedor del Premio Eugenio Garza Sada en 1995.

Sin duda, describir su amplia trayectoria no es tan significativo como lo es su propia obra, la empresa que fundó:

Grupo Bimbo inició operaciones hace 71 años en una planta de la Ciudad de México. Eran cinco accionistas, con 38 colaboradores, cuatro productos y diez vehículos.

Hoy cuenta con más de 100 marcas y elabora más de 10,000 productos. Está integrada por más de 130,000 colaboradores y tiene 170 plantas en 22 países y 3 continentes (América, Asia y Europa).

Don Lorenzo Servitje, hombre recto y ejemplar, siempre será un pilar de nuestra querida empresa. Hoy lo recordamos y celebramos su vida, con el cariño de siempre.

“Piensa como hombre de acción y actúa como hombre de pensamiento”.

Henri Bergson 

veracruznews.us